Skip to content

First Things, March 2017

March 2, 2017

For the last few months, the leadership of First Church has been re-examining the church’s long-range plan.

The denial of the zoning variance we had sought, one year ago, brought into question whether First Church could generate the amount of rental income required to maintain our building, provide management services to our numerous tenants, and support the programs of the church itself.  The zoning variance would have allowed us to rent Fritchman Auditorium for commercial events.  Without that possibility the numbers started not to add up.

For years, First Church has operated with a deficit budget.  The two options before us, as always, are to increase income, or decrease expenses. But the even deeper question points to the mission and vision of the church.  These are the same spiritual questions we ask ourselves in worship every Sunday but now are asked of the church.  Who are we?  Why is it important?  What should we do?

In order to answer those questions, the church Board and the Vision and Values Committee authorized by the Board last fall, are undertaking a conversation with the church members called, “Journey to the Center of our Church.”  During March and April, we hope to have one-to-one conversations with every member of the church to hear your answers to questions like, “Why do you come to church?”  “What’s important about this church?”  “What are you most proud about?”  What is the non-negotiable core, the center, of First Church for you?

This is a listening campaign.  The church leadership wants to hear from you.  Expect to be contacted.  Or contact the Board to see how you can get involved.

lo primero marzo 2017

March 2, 2017

Durante los últimos meses, el liderazgo de la Primera Iglesia ha estado re-examinando el plan a largo plazo de la iglesia.

La negativa de solución de la discrepancia sobre la zonificación que buscábamos hace un año, puso en duda, si la Primera Iglesia estaría en capacidad de generar los recursos necesarios para mantener nuestro edificio; proveer servicios de manejo a nuestros numerosos inquilinos y apoyar los programas de la iglesia misma. La solución de discrepancia de la zonificación nos habría permitido alquilar el Auditorio Fritchman para eventos comerciales. Sin esa posibilidad, los números no cuadran.

Durante años, la Primera Iglesia ha operado con un déficit presupuestario. Las dos opciones que tenemos ante nosotros, como siempre, son aumentar los ingresos o disminuir los gastos. Pero la pregunta aún más profunda nos lleva a la misión y visión de la iglesia. Estas son las mismas preguntas espirituales que nos hacemos en el culto todos los domingos, pero ahora se nos pide como iglesia. ¿Quiénes somos? ¿Por qué es importante? ¿Qué debemos hacer?

Para responder a estas preguntas, la Junta de la Iglesia y el “Comité de Visión y Valores” autorizado en otoño pasado, por la Junta Directiva, están llevando a cabo una jornada de conversación con los miembros de la iglesia, llamada “ Viaje al Centro de nuestra Iglesia”. Durante los meses de marzo y abril llevaremos a cabo conversaciones cara a cara, con cada miembro de la iglesia para escuchar sus respuestas a preguntas como, “¿Por qué vienes a la iglesia?” “¿Cuál es la importancia de esta iglesia?” “¿Qué te hace sentir más orgulloso de nuestra Iglesia? Cuál es el elemento no negociable, el corazón de la Primera Iglesia para usted?

Esta es una campaña de escucha. El liderazgo de la iglesia quiere escucharle. Espere ser contactado o comuníquese con la Junta Directiva para ver cómo puede participar.

lo primero, febrero 2017

February 2, 2017

Los acontecimientos políticos de las últimas semanas han sido tan caóticos que continuo sintiéndome ansioso. Sé que muchos de ustedes se sienten de la misma manera.

Desde el punto de vista político, es importante que respondamos de manera directa y contundente a una mala legislación y a los dañinos decretos presidenciales. Los muros fronterizos, las deportaciones, las prohibiciones, la tortura, la derogación de la asistencia sanitaria, la pérdida de protecciones medioambientales y tantos otros, exigen nuestra atención y oposición. Pero no puedo pasar los próximos cuatro años de mi vida sintiéndome ansioso. No sería saludable para ninguno de nosotros vivir de esa manera.

Una práctica espiritual que he adoptado recientemente es lo que yo llamo “la visión amplia”. Recuerdo que la vida es mayor que el ridículo mensaje que el Presidente puso hoy en Tuweteer. Como nos recordaba Theodore Parker , “el arco del universo moral es amplio y llega lejos.”

Para recordarme a mí mismo esa ” visión amplia”, en ocasiones trato de mirar lo más lejos posible. ¿Hasta adonde ver en la distancia? Todo el trayecto hasta el fin de la calle. Sobre los techos de los edificios. A veces, en Los Angeles, podemos ver hasta varias millas de distancia.

Por lo general, puedo ver trozo de naturaleza: una montaña cubierta de nieve, el océano, las copas de los árboles. Nuestras preocupaciones suelen estar cerca de nosotros; un tema para escribir justo delante de mí, una noticia en mi Facebook. Mirar a lo lejos me recuerda que el mundo es mucho más grande, y que gran parte de él no está preocupado por la política. Después de esta reflexión una parte de mí se siente menos atribulado y un poco de mi ansiedad se disipa.

La espiritualidad no debe ser un escape de las realidades políticas. Pero la espiritualidad sana es esencial para tener un poderoso compromiso con la realidad política.

First Things, February 2017

January 27, 2017

The political events of the last several weeks have been so chaotic that I continue to feel anxious. I know many of you feel the same way.

Politically, it’s important that we respond directly and forcefully to bad legislation and harmful executive orders. Border walls, deportations and bans, torture, repeal of healthcare, loss of environmental protections, and so many others, demand our attention and opposition.

But I can’t spend the next four years feeling anxious. It wouldn’t be healthy for any of us to live that way.

One spiritual practice I’ve recently adopted is what I call “the long view.” I remember that life is greater than today’s ridiculous tweet from the President. As Theodore Parker reminded us, “the arc of the moral universe is long…”

To remind myself of “the long view”, I try now and then to physically look as far away as I can. What’s the most distant thing I can see? All the way down the street. Over the tops of the buildings. Sometimes, in Los Angeles, we can see for miles.

Usually what I see is some piece of nature: a snow-capped mountain, the ocean, the tops of trees. Our human concerns are usually up close: this issue right in front of me, this news story on my facebook feed. Looking far away reminds me that the world is so much bigger, and so much of it is untroubled with politics. And then a part of me feels less troubled, too, and a little of my anxiety lifts

Spirituality shouldn’t be an escape from political realities. But healthy spirituality is essential to a powerful engagement with political reality.

Lo primero, enero 2017

January 2, 2017

Recientemente se abrió un banco nuevo la esquina de Wilshire y Vermont. Veo su nombre cuando salgo del metro en camino a la Iglesia. El nombre del Banco es “Banco de la Esperanza”

Me reí la primera vez que lo vi. De un banco, usted espera algo más que “esperanza”. No espero que mi dinero este seguro, espero una promesa de que estará seguro. Quiero una garantía.

Ante un presidente ignorante, poco fiable y narcisista, que nombra rápidamente a las personas menos cualificadas y más extremas a posiciones de liderazgo, nos preguntamos: “¿Cómo puedo tener esperanza?” ¿Pero es realmente, “esperanza” lo que queremos, o una garantía? ¿Y es siempre apropiado esperar que el futuro nos dé una garantía?

Tengo esperanza porque sigo teniendo fe en que un futuro luminoso es posible. No garantizado. Porque el futuro nunca está garantizado. El futuro está abierto y espera que nosotros lo forjemos. Sí, un futuro brillante parece más distante que antes. Pero la posibilidad sigue ahí. Así es que tengo esperanza.

Si, un futuro brillante es posible porque la mayoría de las personas son buenas; la mayoría de las personas son inteligentes y fuertes.

Trump y su administración son una grave amenaza pero no son un obstáculo insalvable. No dejes que te asusten. Y no permitas que las personas que lo apoyan te asusten. Recuerda, Trump perdió el voto popular ampliamente.

El Unitarismo-Universalista es una religión de esperanza, no de garantías. No hacemos promesas vacías. No pretendemos saber lo que no se puede saber. El futuro es incierto, pero no somos una religión de certezas. Somos la iglesia de la esperanza.

First Things, January 2017

December 23, 2016

A new bank recently opened at the corner of Wilshire and Vermont. I see their sign as I come out of the subway on my way to church. The name of the bank is, “Bank of Hope”.

I laughed the first time I saw it. In a bank, you want more than “hope.” I don’t hope my money will be safe, I expect a promise that it will be safe. I want a guarantee.

Faced with an ignorant, untrustworthy, narcissistic President, rapidly naming the least-qualified and most extreme persons to leadership positions, we ask, “How can I have hope?” But is it really, “hope” we want, or a guarantee? And is it ever appropriate to expect that the future give us a guarantee?

I have hope because I continue to have faith that a bright future is possible. Not guaranteed. But the future is never guaranteed. The future is open and waits for us to create it. Yes, a bright future seems more distant than previously. But the possibility is still there. So I have hope.

A bright future is still possible because most people are good, most people are smart, and most people are strong. Trump and his administration are a grave threat but not an insurmountable obstacle. Don’t let him scare you. And don’t let the people who support him scare you, either. Remember, Trump lost the popular vote. Bigly.

Unitarian Universalism is a religion of hope, not guarantees. We don’t make empty promises. We don’t pretend to know what cannot be known. The future is uncertain. But we aren’t a religion of certainty. We are the church of hope.

lo primero, diciembre 2016

December 2, 2016

Los primeros miembros de la Iglesia están tratando de recuperarse de los resultados una difícil elección. Ya hemos creado oportunidades para que las personas compartan sus sentimientos y se ofrezcan apoyo mutuo. Algunos de nosotros también estamos pensando en cuales acciones podemos tomar para resistir las políticas dañinas y como proteger a las poblaciones vulnerables que nos preocupan.

En este momento, justo después de las elecciones cualquier sentimiento que tengamos es aceptable. Está bien estar enojado, deprimido, decepcionado, o temeroso. Está bien no sentir nada en particular. Muchas personas experimentaron la elección de Donald Trump como un evento traumático. Es saludable reconocer el dolor y el estupor. Con el tiempo, la recuperación nos obliga a alejarnos de las emociones negativas, pero no tiene que ser inmediatamente.

Cuando esté preparado, le recomiendo que responda a la elección con lo que yo llamo ” ubicarse a mitad del camino”. El “centro” abarca la realidad y evita las reacciones extremas de un optimismo infundado o paranoia. No debemos pretender que no habrá consecuencias negativas como resultado de estas elecciones, pero también debemos evitar asustarnos con visiones apocalípticas.

Una forma de aceptar la realidad es celebrando los muchos resultados positivos de las elecciones en Los Ángeles y California, tales como la vivienda, el transporte público, la justicia penal, el medio ambiente son un buen resultado de las elecciones.   Participe con organizaciones de justicia fuertes como la Primera Iglesia Unitaria y JUUsticia-LA y sea parte del trabajo que éstas realizan.

A nivel federal la realidad es que realmente no sabemos qué políticas se propondrán el próximo año ni qué legislación se promulgará. Vamos a reservar nuestra energía espiritual para el verdadero trabajo que se avecina.